Flaskepant, el sistema de reciclaje danés

Hace unos días una amiga me comentó que cuando llegó a Copenhague desde su Argentina natal estuvo tirando latas y botellas de plástico a lo largo de un mes completo sin saber que estaba pagando un depósito por ellas. Se quejaba, muy mucho, de que nadie, ni siquiera en la International House (organización que ayuda a integrar a los nuevos ciudadanos), le había explicado que en Dinamarca cuando compras un envase de este tipo directamente te cobran como mínimo 1 corona (kr).

Anuncios