6 parques de Copenhague para ver los colores del otoño

Si vas a visitar Copenhague en estos meses de otoño (o ya vives allí) querrás ver el espectáculo natural más impresionante de la capital danesa: el cambio de color de los árboles y arbustos y la caída de sus hojas. El cambio de estación del verano al otoño en Copenhague tiene mucho encanto. Más frío y gris, sí; pero también más auténtico y único. Aunque por las calles de la ciudad notarás esta bonita transformación a cada paso -en Dinamarca lo que no hace falta son árboles y vegetación-, visitar alguno de estos 5 parques te acercará más al verdadero significado del otoño en Dinamarca.

#1 Konges Have

Este parque, que se traduce como los Jardines del Rey, está situado en el centro de la ciudad, a solo unas calles de la estación de Nørreport y del conocido puerto de Nyhavn. Aquí se encuentra el castillo de Rosenborg, lugar que solía ser la residencia de verano de la realeza allá por la época de Christian IV. Este lugar es de ineludible visita en cualquier época del año, pero en otoño tiene un encanto especial. Dentro del parque encontrarás una estatua del escritor danés Hans Christian Andersen.

¿Dónde? Øster Voldgade 4A, 1350 Copenhague

#2 Frederiksberg Have

Los jardines de Frederiksberg se encuentran en la ciudad anexa a Copenhague del mismo nombre, Frederiksberg. Es un parque grande, agradable para pasear en cualquier momento, y que se transforma totalmente durante el otoño. Allí se encuentra el Zoo de Copenhague. Recomendación: hacer una parada estratégica para visitar a los elefantes desde la parte interna del parque. ¡Gratuito y singular!

¿Dónde? Frederiksberg Runddel, 2000 Frederiksberg

#3 El Assistens Cemetery

No cabe duda de que este es uno de los cementerios, que también parque (ya lo verás cuando vayas), más visitados de Copenhague. Tumbas famosas, como por ejemplo la del escritor de ‘La Sirenita’, Hans Christian Andersen, se encuentran allí. Además el parque-cementerio está localizado en uno de los barrios más visitados de la ciudad por su aire alternativo y multicultural.

¿Dónde? Kapelvej 4, 2200 Copenhague N

#4 Dyrehaven o Parque de los Venados

Si tienes algo más de tiempo te animamos a realizar esta mini escapada al Dyrehaven (parque de los venados), que se sitúa en Klampenborg, a una media hora del centro de Copenhague. En 2015 fue reconocido como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Allí podrás hacerte unas bonitas fotos con los venados, que pastan a sus anchas por todo el parque.

¿Dónde? Dyrehaven, 2930 Klampenborg

#5 El parque botánico

Se ubica en el centro de la ciudad, al lado de la estación central de Nørreport. Con más de 13.000 especies de plantas y árboles, organizado por secciones, que van desde las plantas propias de la zona hasta plantas de todas partes del mundo.

¿Dónde? Gothersgade 130, 1123 Copenhague K

#6 Los lagos del centro

Un paseo por los lagos (søerne) es un planazo si hace un poquito de sol. Los vecinos de la ciudad salen a correr, pasear o simplemente a tomar un poco de vitamina D alrededor de estos 6 km de cinco lagos, creados inicialmente como depósitos de agua cercanos a la muralla de ciudad. Aquí también podrás notar el significado del otoño en la capital danesa sin tener que alejarte mucho del centro de la ciudad.

¿Dónde? 2100 Copenhague

 

Anuncios

Gammeldags æblekage, tarta de manzana danesa a mi estilo

La manzana es la fruta estrella del otoño, y sobre ello saben mucho los daneses. Dos años atrás por esta época fui a visitar unos campos de frutales cercanos a Copenhague, que me dejaron impresionada debido a la variedad de manzanas con la que cuentan y la maestría con la que los daneses elaboran productos derivados de esta fruta, como los zumos conservados, casi 100% naturales, o los postres a base de manzanas.

Entre los muchos platos de la cocina danesa que uno puede hacer con esta fruta mi preferido es la Gammeldags æblekage, dulce originario de Dinamarca que se traduce como tarta de manzana de los viejos días, pero que no es otra cosa que un postre frío y refrescante de sencilla elaboración que ni siquiera tiene forma de tarta. Su preparación es tan fácil que no se necesita seguir la receta a pies juntillas, se puede innovar con los ingredientes que tengamos por casa consiguiendo siempre buenos resultados. ¡Al menos esa es mi experiencia!

Sin más preámbulos os voy a contar cómo lo hago yo,  y para los que siguen la máxima de “en repostería siempre las medidas exactas”, más abajo os dejo unos links con la receta originaria.

 

Processed with VSCO with g3 preset

Ingredientes a mi estilo:

Manzanas (unas 6 manzanas dulces peladas y cortadas)
Opción 1: Sirope de arce (un chorro al gusto)
Opción 2: Azúcar (unos 100 gramos o al gusto) y agua (5 dl)
Vainilla líquida (una cucharada)
Galletas María o macaroons.
Nata líquida para montar
Lo que tengamos por casa para decorar: frutos secos, canela, cacao…

20151118_085831 (1)

Elaboración:

1. Lavar las manzanas, pelarlas y cortarlas en pequeños trozos.
2. Poner las manzanas en una olla y añadir el sirope y la vainilla líquida. Con un chorro de cada uno es suficiente. Si usamos sirope de arce no necesitamos añadir agua porque éste ya es líquido; en el caso de optar por el azúcar debemos añadir agua.
3. Cubrir la olla y poner primero a fuego alto y cuando comience a hervir bajar a fuego medio. Dejar cocinar durante 10 minutos o hasta que veamos que las manzanas estén blandas.

Processed with VSCO with f2 preset

4. Retirar del fuego y dejar enfriar.
5. Mientras las manzanas se enfrían podemos comenzar a montar la nata en un bol y troceamos las galletas o macaroons.
 20151118_103131 (1)
6. Una vez que las manzanas estén totalmente frías comenzamos a emplatar nuestro postre. Primero ponemos una capa del preparado de manzanas y luego una de galletas y así hasta que terminemos con nuestro producto. La última capa debe ser de manzanas y encima ponemos la nata montada.
7. Podemos decorar con frutos secos que tengamos en casa y añadir un poco de cacao en polvo o canela. Lo que más nos guste.
8. Llevar a la nevera y dejar enfriar durante unas horas. Una vez frío ya estamos listos para disfrutar de una receta fácil, económica, deliciosa y, por qué no, elegante.

Os dejo dos links con otras posibles recetas de Gammeldags æblekage, como la que propone la bloguera Gitte en mydanishkitchen.com y que podéis encontrar aquí; y otra que he encontrado en una página de cocina danesa, para ver pinchar aquí.

Para aquellos que ya habéis hecho esta receta y discrepáis con mi versión o tenéis otros trucos o consejos, os ánimo a dejar vuestro comentario más abajo. Y para el resto, ¡atreveos a cocinar este fácil y delicioso postre!