Echo de menos (“un poquito”) el verano de Copenhague

Sí, sí, ya lo sé. Hoy estoy un poquito nostálgica… pero es que es normal, miro por la ventana y aquí está gris, llueve y hace frío, no frío de invierno, pero hace frío… y sólo puedo pensar en que éste está siendo el verano más raro de mi vida.

Cambiar de país no es fácil, también lo sé, y menos cuando lo que esperaba de Bogotá es que fuese menos frío y lluvioso. Llevaba 4 años y medio viviendo en Copenhague y hasta me había acostumbrado al verano danés (seguro que ésto le parece gracioso a más de uno… ¡Con todo lo que me he quejado!), a su clima imprevisible, a los días largos y las noches sin oscuridad, al fresquete generalizado y las nubes de verano y las ansias de playa, harbour o parque cercano al que uno se lanzanba sin pensar el día que el sol calentaba un poquito más de lo normal (¡30°C la máxima que han vivido mis carnes por esas tierras!).

Anyway… estos dos meses de verano se han pasado casi sin darme cuenta. Nada de playa, nada de ropa de verano, nada de cañas al sol… ¡NADA! Pero qué le vamos a hacer. Sea como sea, en días así, como cantaría el gran Kiko Veneno, echo de menos… nananana…

Echo de menos…

  • Distortion: el festival más loco de Copenhague que da la bienvenida al verano cada año.
  • El 23 de junio con su noche de Sankt Hans y la quema de brujas:

 

  • Los días de playa: con sus barbacoas y esa agua tan fría que en 4 años sólo me atreví a probar una vez.

 

  • Copenhagen Pride: la fiesta de la comunidad LGBT, y de todos los que la apoyamos, que se celebraba en agosto y que aunque más humilde que la de Madrid también es igual de divertida. Orgullo para el ayutamiento de Copenhague, donde el matrimonio gay es permitido, tanto civil como religioso, desde el año 2012 (en el año 1989 ya podían unirse en unión civil).

 

 

  • ¡Simplemente Nyhavn!
  • Los atardeceres y los tejados de Copenhague, donde se celebran las mejores fiestas privadas de la ciudad.

Tejados de Copenhague

  • La visita veraniega obligada al parque de los venados y el parque de atracciones Bakken, con su montaña rusa de madera.

 

Copenhague es una ciudad que sin lugar a duda hay que visitar al menos una vez en la vida, sobre todo en verano, cuando se puede exprimir al máximo gracias a sus largos días. Nadie debería perderse el lugar más hygge del mundo. Yo espero verte pronto Copenhague, porque “lo mismo te echo de menos, lo mismo que antes te echaba de más”.

#Copenhague #veranoescandinavo #teechodemenos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s