I am from Spain

No es que el inglés fuera totalmente desconocido para mí cuando llegué a Dinamarca. Se supone que había estudiado el idioma en España durante casi toda mi vida, había viajado, incluso había pasado 3 semanas en Irlanda haciendo uno de los famosos cursos financiados por el estado español. Aun así, sea como fuera no se notaba. No entendía nada de lo que me decían y no podía articular palabra coherente que mi interlocutor pudiera entender… una desesperación. De hecho, es posible que en ese mismo momento naciera, casi sin saberlo, la expat desesperada.

Había llegado no hacía más de dos semanas cuando decidí (más bien mi marido decidió por mi) que tenía que tomar un curso de inglés rápidamente. Se supone que yo me encontraba en el nivel intermedio, el eterno nivel intermedio de inglés en España, pero cuando me presenté en la escuela en la que iba a comenzar a estudiar, la recepcionista comenzó a hablarme en inglés (¡obvio! ¿¡qué esperaba yo, que me hablara en español!?). Mi cara era todo un poema, miraba a mi marido buscando una traducción y me preguntaba dónde me había metido al venir a Dinamarca. Sin mucha dificultad (¡estaba más claro que el agua!) la recepcionista se percató de que no entendía ni una palabra y me dijo que nada de nivel intermedio, que si no entendía preguntas básicas sobre el procedimiento para comenzar a estudiar, cómo iba a estudiar en ese nivel. Puerta cerrada. Y así mi nivel intermedio de inglés en España se convirtió en un nivel pre-intermedio bajo de inglés en Dinamarca. ¡Qué lío más grande!

Y toda esta introducción para contar cómo fue mi primer día de clase. Nerviosa como de costumbre cuando no me siento en mi salsa, llegué a la clase número 3. Una clase pequeña, cómoda, hogareña… hyggelig (como dicen los daneses) o cosy (como dicen los ingleses). En definitiva, un lugar confortable. Fuera, nevaba. Ese primer invierno no paró de nevar en Copenhague.

DSC_0007
Febrero 2013 en Copenhague. Nieve todos los días. Foto: MGH

Creo que fui la primera en llegar al aula, me senté y esperé a ver que se cocía en los próximos minutos, siempre repasando mi presentación, el básico “I am María, I am from Spain and I have been in Denmark for … whatever!!! (Esta presentación ahora sale de mi boca de la forma más natural del mundo, pero en aquel momento yo carecía de toda espontaneidad para esto de hablar en inglés). En eso, que estaba yo sentada en mi silla memorizando mi presentación, cuando una señora mayor, que más que alumna parecía profesora, entró en la clase y comenzó a hablarme en inglés. Yo me puse más nerviosa de lo que ya estaba, en cuestión de segundos, o milésimas de segundos, muchas preguntas se agolparon en mi cabeza (todas ellas en español): “¿quién es esta mujer? ¿qué me está preguntado? ¿qué quiere de mí?…¡Ohhh my God! ¿qué quiere de mí?” (ésta dos veces). En la última milésima de segundo no se me ocurrió mejor respuesta que: “I am from Spain”. Tierra trágame, pensé en ese momento. ¿Por qué I am from Spain? ¿no hubiera sido más razonable I am María, from Spain and I don’t understand, could you repeat please?? No lo sé, cualquier cosa lógica, que nunca hubiera sido lógica porque no tenía ni idea de lo que me estaba preguntando o contando. Ni siquiera sabía si la dichosa mujer había entonado para preguntar.

Durante este año y medio he analizado varias veces este pequeño Vietnam personal. Y la única razón que encuentro a esa incoherente respuesta es que en una de esas milésimas de segundo pensé: “si digo que soy de España ella va a entender perfectamente que mi nivel de inglés es un nivel intermedio a la española, un nivel pre-intermedio a la danesa y un nivel principiante a la inglesa”. Está claro que yo quería expresar que no tenía ni idea de inglés y como los prejuicios nos acompañan allá donde vamos, pensé que esa mujer polaca, que vivía en Dinamarca hace 30 años y que probablemente no sabía nada de España, iba a tener en su cabeza el estereotipo de que los españoles somos pésimos con los idiomas. 

Lo más chistoso de toda la historia es que la mujer nunca olvidó ese “I am from Spain“, ya que siempre que se hablaba de mí, o me tocaba hablar a mí, ella decía ” yeahhh, She is Maria, from Spain”. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s